viernes, diciembre 05, 2014

Porqué Europa no tiene futuro.

Los europeístas hace años que vamos desorientados El proyecto europeo por el que trabajamos en la última década del s.XX y los primeros años del s.XXI parece que ya no existe. No hay visión, ni pasión, ni liderazgo, algo desesperante en un mundo en el que la creatividad y la innovación son pilares de los proyectos colectivos de futuro.

Europa envejece tanto demográficamente como política y económicamente por la inacción y dejadez de sus dirigentes. Europa no tiene futuro a no ser que demos un golpe de timón, algo que no parece posible a corto plazo. Y no tiene futuro porque, entre otras cosas, nuestras empresas ha renunciado a apostar decididamente por el futuro en comparación con el resto del mundo. Así ni la política ni la economía parecen tener ganas de liderar el futuro.

Tras seis últimos años de desaceleración y crisis, estamos perdiendo el tren del futuro. La inversión de empresas europeas en I+D en comparación con el resto de grandes bloques económicos, nos ilumina del futuro gris que nos espera. A pesar de que las empresas radicadas en la UE elevaron su gasto en este capítulo hasta un 2,6%, la media mundial se sitúa en el 4,9%, y nuestros competidores todavía están bastante por encima: EE.UU un 5%, Japón 5,5%, las empresas chinas 9,8%, y las surcoreanas un 16,6%. 

En el caso de España tampoco vamos bien, a pesar de una cierta recuperación de la inversión en I+D, nuestras empresas demuestran una desatención crónica y transversal. Es un mal crónico a todos los niveles públicos y privados, ya que los recortes en I+D han hecho retroceder varios años al país, y numerosos proyectos y centros de investigación han echado el cierre obligando a nuestros jóvenes científicos a dejar el país.

O nos tomamos en serio el tema o Europa no tiene futuro. No queremos ni merecemos ser solo un continente bonito, limpio y viejo.


jueves, noviembre 06, 2014

La Economía Social frente al reto de la Economía Colaborativa

Tuve la oportunidad de dar una conferencia sobre la Economía Social y Colaborativa en la Universidad de Buenos Aires invitado por el Profesor Daniel Nieto. Un tema emergente, apasionante y complejo que me ha permitido en la preparación del estudio del caso de España, reflexionar sobre el potencial y los retos o externalidades negativas que se asoman en el horizonte. 

La Economía Social es pilar básico de la economía en España. Supone 145. 299 millones de euros de facturación (10% del Producto Interior Bruto) y 2.564.964 empleos directos e indirectos (1 de cada 6 trabajadores empleados en España). Casi 43.000 entidades empresariales (cooperativas, sociedades laborales, asociaciones, empresas de inserción, Fundaciones, etc) y más de 15.075.103 personas asociadas. (32,27% de la población).

Es un sector socio-económico que está permitiendo soportar mejor la crisis y salir más rápidamente de ella, ya que prima el capital social por encima del económico o financiero. Solo durante el año 2013 se crearon un 32% más de cooperativas que en 2012, y el empleo creció en todas las comunidades por primera vez en la última década, con cifras poco comunes en el mundo empresarial. Según los datos del Ministerio de Empleo, en las Cooperativas, más del 80% son socios trabajadores, con contratos indefinidos, a tiempo completo. En el resto de las empresas cerca del 90% de los nuevos contratos es temporal y a tiempo parcial.



La emergencia de la economía colaborativa (sharing economy)

La crisis económica ha tenido como efecto, que en el capitalismo del siglo XXI, emerjan nuevas formas de producir, gestionar y consumir. Hemos pasado de un mundo en el que sobra de todo a otro en la que la mayoría no puede disfrutar de lo que este siglo ofrece a menos que sea compartiéndolo. Tener cosas está dejando de estar de moda y las nuevas tecnologías disruptivas permiten generar nuevas formas de crear valor. Miles de plataformas electrónicas de intercambio de productos y servicios se expanden a toda velocidad en un abierto desafío a las empresas tradicionales.

La organización sin ánimo de lucro Mesh Labs, que ofrece información sobre este tipo de empresas, tiene registradas nada menos que 5.000 compañías que ofrecen servicios de este tipo. El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) le calcula un potencial de 110.000 millones de dólares (82.000 millones de euros). Hoy ronda los 26.000 millones. La economía colaborativa, ha sido definida por la revista Time como una de las diez ideas que cambiarán el siglo XXI. Esta forma diferente de consumir es una consecuencia de la digitalización, pero también una réplica frente a los abusos en los precios, el mal servicio y la pésima regulación en muchos sectores oligopólicos.

La firma de estudios de mercado Nielsen dice que el 53% de los españoles estarían dispuesto a compartir o alquilar bienes en un contexto de consumo colaborativo. Ese porcentaje es nueve puntos superior a la media europea (44%). Aunque en países donde la recesión ha sido profunda, como Portugal (60%) o Grecia (61%), las ratios son más altas. La crisis económica ha conducido a un cambio de mentalidad de los ciudadanos en su manera de relacionarse social y económicamente. 

El universo del consumo colaborativo se expande día a día y en España ha tomado velocidad de crucero en 2012, a pesar de la crisis (o gracias a ella). Una realidad que ha venido para quedarse y está revolucionando muchos sectores económicos. Del intercambio de casas al coche compartido, del 'crowdfunding' al 'coworking', de los préstamos entre particulares (P2P) a los 'solucionadores' a domicilio. En apenas un año, en España se han creado más de 150 'startups' a la 'economía compartida', y muchas de ellas con dinero propio o gracias al crowdfunding.

Sin embargo esta nueva economía choca con sectores existentes que ven en estas nuevas empresas una clara amenaza y que el legislador se encuentra frente a una situación nueva, acomodar estas actividades en la sociedad, basados en innovación y generadores de empleo, puedan subsistir con garantías y evitando que operen en la economía sumergida. Igualmente genera algunas externalidades negativas como la economía sumergida y la falta de garantías a los consumidores. Temas que hay que tratar

La crisis en los países occidentales ha empujado el desarrollo de esta nueva economía que promueve una nueva figura, la del microemprendedor que está utilizando estas plataformas como una salida ante la situación actual, y emergen grandes plataformas de intermediación que generan millonarios negocios.

Todo este nuevo mundo es imparable y hay que reflexionar y trabajar sobre ello. Ni es viable el liberalismo puro sin control ni regulación gracias a la tecnología, ni se pueden mantener los privilegios de algunos sectores regulados. Necesitamos nuevas respuestas para garantizar que toda esta innovación se convierta en un círculo virtuoso de crecimiento,  prosperidad compartida y ayude a la inclusión y cohesión social.

Por su parte, la tradicional Economía Social tiene el reto de reinventarse a este nuevo mundo digital e hiperconectado. Para ello tiene que desarrollar nuevas herramientas y estrategias para seguir cumpliendo con su función de desarrollo económico, inclusión y solidaridad en el que los vectores tecnologías de la comunicación, energía y logística son los pilares de una nueva economía. Hay que ponerse las pilas.

sábado, octubre 11, 2014

Indemnización a Castor: cuando dinero y política se dan la mano y los ciudadanos pagan

La reciente decisión del Gobierno de España de indemnizar con 1.350 millones de euros el cierre del proyecto Castor de ACS, es un claro ejemplo de la complicidad entre el poder político y la gran empresa. La factura, por escandalosa que parezca, la pagaremos los usuarios en 30 años y se convertirán en 4.731 millones de euros al aplicarse un interés anual del 4,27%. Es decir, los 7,5 millones de consumidores de gas pagaremos, cada uno, 630 euros para costear la compensación a ACS. Pagaremos un sobre coste en nuestros recibos a razón de 21 euros al año.

Lo que más me escandaliza no es el sobre coste en sí, que ya es de juzgado de guardia, sino el tiempo récord en el que el Gobierno y ACS han llegado a un acuerdo para un tema tan complejo con un coste financiero tan elevado, cuando problemas urgentes, y de mucha menos cuantía, quedan en el cajón de algún Ministerio sin solución. Pero claro, esos problemas no tienen la capacidad de lobby e influencia de las grandes empresas entre los grandes partidos políticos y las instituciones.


Y eso es válido tanto para el PP como para el PSOE. Es insoportable para muchos de nosotros, ver cómo los que gobernaron antes, ahora en la oposición, asienten y callan con la solución del Gobierno porque fue el Gobierno de Zapatero quien inició todo este despropósito. El problema es que no se asumen responsabilidades políticas y al final siempre pagamos la factura los mismos, los ciudadanos, mientras los responsables de estos despropósitos y componendas encuentran siempre acomodo gracias a las "puertas giratorias".

¡¡Y algunos siguen sin entender porqué emergen fuerzas como Podemos!!. Que se miren en el espejo.

viernes, septiembre 19, 2014

El día que Europa respiró tranquila..... ¿pero hasta cuándo?

A pocas horas de que se haya conocido el resultado del referéndum escocés, toda Europa respira tranquila. Los ciudadanos escoceses han decidido, democráticamente y de forma cívica, que quieren seguir perteneciendo al Reino Unido. Así, muchos que hemos tenido el aliento contenido en estas últimas semanas, parece que podemos atender el futuro político con algo más sosiego. Sin embargo el resultado escocés, da oxígeno al enfermo, pero para nada cura la enfermedad que corroe Europa.

Más allá del contexto local en el que se ha desarrollado en Referéndum escocés, la realiad es que Europa está enferma. Lo escribí prolijamente y lo publiqué en 2010 en mi libro "Europa en tiempos del cólera" (Ed El Cobre). En él describía cómo Europa había dejado de enamorar y seducir a sus ciudadanos, con los Estados-Nación y los políticos que gobiernan actualmente (sin ningún tipo de liderazgo), como mejor expresión de esa incapacidad de explicar, encauzar y resolver los problemas de sus ciudadanos. Entonces muchos ya alertábamos del auge imparable del populismo, de la extrema derecha xenófoba y del peligro del secesionismo ante la falta de proyecto común. Europa hace años que ha perdido la batalla de la comunicación.

Desgraciadamente, cuatro años después estamos peor y sin visos de mejorar. Europa y más concretamente las Instituciones Europas, con el Consejo Europeo a la cabeza (Jefes de Estado y de Gobierno), hacen bueno el refrán de "ni comen ni dejan comer". Es decir, ni saben diseñar nuevas coherencias, ni dejan que los ciudadanos y la sociedad civil lidere un nuevo proyecto revitalizante para Europa. Y es que solo con más implicación de la sociedad se puede salir de esta, aunque eso implique tensión dialéctica y complejidad.

El Referéndum escocés es una buena muestra de ello. El debate en los dos últimos años ha sido amplio, intenso, rico en discusiones acaloradas (incluso amenazas). Los escoceses no han votado de forma impulsiva, sino reflexiva, pensada e informada, tras un proceso de discusión vivo y complejo. El resultado ha sido que quieren seguir juntos con sus ventajas y sus inconvenientes, pero construyendo un futuro mejor para todos. Un ejemplo de participación que refuerza la legitimidad de las instituciones, no las debilita, pese al miedo de algunos en dejar participar a los ciudadanos.

Eso es precisamente lo que tiene que hacer toda la UE, abrir espacios de discusión y participación. Cataluña es la próxima estación de ese tren, y lamentablemente en España no somos ni tan democráticos, ni tan maduros, ni tan inteligentes como el Reino Unido. El ruido, las amenazas y la confrontación pesan mas que los proyectos y las ideas. Una pena porque eso pasa factura a todos, los que creen que ganan, los que se sienten agraviados,  y los que tendemos puentes sin conseguirlo, alimentando el conflicto todavía más y poniendo en peligro lo mas valioso de una sociedad, la convivencia.

Europa respira hoy más tranquila, pero ¿hasta cuándo, si no tiene un proyecto claro?. La respuesta está en la sociedad, las instituciones ya no tienen energía vital para liderar nuevos proyectos.


jueves, julio 17, 2014

Negocios en África a un click de distancia. La nueva frontera a conquistar

Aunque parece que está de moda emprender, algunos de nosotros llevamos años haciéndolo. Unas veces hemos acertado, otros nos hemos dado una buena bofetada, pero a pesar de éxitos y fracasos, lo importante es siempre querer seguir adelante, innovar e ilusionarse con nuevos proyectos.

Y eso es lo que hacemos de nuevo, poniendo en marcha un nuevo proyecto personal y colectivo "África Negocios" la marca de África, Economía y Empresa S.L. Y es que con el amigo Quico Mañero, nos lanzamos a poner a disposición de las pymes y los emprendedores, una herramienta para conocer más y mejor la realidad de África, su entorno de negocios y sus oportunidades. Nuestro objetivo es reducir los costes de aprendizaje de las empresas que se quieren aventurar al continente africano, tan cercano como complejo y desconocido.

La internacionalización es un proceso complejo, que requiere una cierta planificación  y profesionalidad. Muchos se aventuran al mundo sin las mínimas condiciones y sin el apoyo profesional adecuado, y vuelven en algunos casos con el rabo entre las piernas tras haberse dejado dinero, energías e ilusiones por el camino.

Cada mercado tiene su realidad. No son mejores o peores, sino diferentes, según su cultura, tradición y nivel de apertura o desarrollo. Nosotros aconsejamos entrar en África a través de "MarruecosNegocios.com", que tiene una excelente plataforma de relaciones institucional, financiera y empresarial sobretodo con África Occidental. 

Es una herramienta a vuestra disposición, y os damos la bienvenida a todos aquellos que queráis colaborar con nostros.

martes, julio 08, 2014

Eduardo Madina: tu nombre envenena "sus" sueños

El día 13 de julio los militantes socialistas votamos por primera vez en 135 años de historia del Partido al Secretario General. Un paso más (pero todavía insuficiente) en la profundización de la participación directa de los ciudadanos en los asuntos públicos. En este caso, los militantes decidimos el "líder" de unos de los principales partidos del país como paso previo a unas anunciadas primarias abiertas.

Pero si votar se ha dicho siempre que es "la fiesta de la democracia", parece que a algunos se les ha amargado la fiesta con tanta borrachera democrática. El "viejo testamento" y algunos de los jóvenes del viejo orden del socialismo español, se rasgan las vestiduras ante tanta modernidad. Muchos proclaman que el PSOE es el Partido de los derechos, pero intentan coartarlos a sus militantes, en un contradictio in terminis esquizofrénico.

Pero si ya la elección directa es demasiado moderna, uno de los candidatos ha venido a revolucionar el status quo de los aparatos. El diputado vasco Eduardo Madina, se ha atrevido a ser coherente y a forzar el voto directo de los militantes, un militante=un voto.  ¿Pero quien se ha creído que es este chico? y la maquinaria del otrora poderoso aparato (o aparatos) se ha puesto en marcha para echar por tierra sus anhelos de modernidad. Lo de menos es su programa o sus ideas, cualquier cosa menos Edu. Ya se sabe, hay que mantener el status quo y dar una lección a los que van por libre.

Para entender el proceso político que vivimos, y los contuvernios del viejo orden, vale la pena leer a la siempre bien informada periodista Esther Palomera. En su último artículo "La sombra de las gestora persigue al PSOE" como en anteriores artículos, describe bien las tentaciones involucionistas de algunos e incluso la posibilidad de una gestora si no hay un líder claro.

En definitiva, asistimos a una votación que va más allá de la elección de un líder. Estamos ante la batalla de luchar por la modernidad y construir nuevas coherencias frente al viejo orden. Un nuevo orden en el que Eduardo Madina se ha aprestado a ser el ariete y una esperanza de reforma frente a buena parte de la izquierda conservadora que prefiere hacer bueno el refrán "de victoria en victoria hasta la derrota final"

Yo lo tengo claro, prefiero arriesgar a mantener el status político actual que es empobrecedor política e intelectualmente. La sociedad nos lo está demandando. Algunos se han olvidado del resultado de las dos últimas elecciones y del mensaje de los ciudadanos. ¿Nos lo tendrán que recordar de nuevo con otro desastre electoral?



domingo, junio 15, 2014

Un mundo disruptivo, conservadurismo frente a innovación. Algunos no quieren entender.

Parece que todo se derrumba y algunos creen ver un riesgo de apocalipsis y colapso en nuestra sociedad. Ya sea la política, la economía o la sociedad, todo está en ebullición, en transformación y muchos, sobretodo los dirigentes políticos y del mundo de la empresa, no llegan a comprender. Y es que la gente ha dicho basta y no creen en aquellos que nos han llevado al desastre. No es el colapso lo que viene, sino la emergencia de un nuevo mundo, aunque el viejo se resiste a morir.

No valen recetas tradicionales para volver a meter a la gente en el redil con la promesa de volver a un tiempo pasado que no volverá. Los que nos han metido en la crisis y sus discípulos, no tendrán la legitimidad de la mayoría para poder liderar la senda de un nuevo proyecto colectivo. Ya sea el Rey de España, o los líderes de los diferentes partidos y de las empresas, todos van a estar obligados a despejar el terreno. El movimiento de placas tectónicas en la sociedad es imparable.

Sin embargo no valen cambios cosméticos porque ya no sirven. La sociedad se mueve tan rápido que solo un nuevo inicio sobre bases radicalmente nuevas es posible. Hacen falta nuevos liderazgos políticos, sociales y económicos disruptivos, que sepan descifrar el código fuente de la sociedad que nace para poder sacar lo mejor de ella.

Y eso pasa por una manera diferente de hacer las cosas, especialmente en el terreno de la política y las instituciones. Tenemos que conseguir algo similar a la "sharing economy", la economía colaborativa. La polémica de estos días sobre la plataforma UBER es el mejor ejemplo de que algunos no han comprendido que no es posible poner puertas al campo o ir en contra de la ley de la gravedad.  

Asistimos a la emergencia de un mundo disruptivo, donde la innovación se abre paso frente al conservadurismo (de derechas y de izquierdas). Algunos no quieren comprender, y aguantarán más o menos, pero serán barridos por una ola imparable de cambio.

sábado, mayo 24, 2014

¿Quien alimenta el europeismo? La campaña electoral precisamente poco, construir Europa no es solo convocar elecciones.

Hoy sábado día 24 de mayo estamos supuestamente en España en jornada de reflexión ante las elecciones europeas de mañana. ¿Reflexión de qué?. Nadie, o muy pocos parecen saberlo. Estas son unas elecciones importantes, porque nos jugamos la futura orientación del maltrecho proyecto europeo, además de elegir al futuro presidente de la Comisión Europea. 

Sin embargo los principales actores políticos de esta campaña, con los dos grandes partidos a la cabeza, se han empeñado en hablar de los temas nacionales y de erosionarse en lo que podían, planteando una campaña a modo de primarias para las elecciones generales de 2015.

Es por ello que no debemos estrañarnos que mañana los españoles se vayan a la playa, vean la F1, o prefieran celebrar la victoria del Real o del Atlético de Madrid. Hasta los europeistas militantes como el que escribe, estamos desmovilizados y desmoralizados ante la falta de ambición política para tener un proyecto potente. 

Desgraciadamente, todas y cada una de mis predicciones sobre el discurrir de la UE reflejados en el libro "Europa en tiempos de cólera" (Ed El Cobre 2010) se han cumplido. La derecha europea ha conseguido implantar su política de austeridad que tanto sufrimiento inútil ha costado a millones de europeos. Pero la izquierda es en parte responsable por su empobrecimiento intelectual, político y social, ha apoyado muchas medidas contradictorias con su programa y ha dado la batalla más de boquilla que de forma real.

¿Quien nos salvará? Pues amigos a no ser que la sociedad se ponga las pilas, poco podemos esperar de los liderazgos actuales, aunque haya individualidades que peleen con más mérito que efectividad. Mañana vayan a votar, pero no se conformen con ello, hay que exigir un cambio de rumbo europeo. Construir Europa no es solo convocar elecciones y constituir un Parlamento Europeo, es dar la batalla por aquel proyecto de los padres fundadores todos los días del año.

sábado, abril 26, 2014

Una Europa declarativa poco proactiva: ejemplo la #energía

Hace ya unos años que el proyecto europeo dejó de ser aquella idea ambiciosa y necesaria que idearon los padres fundadores de la Comunidad Europea. Hoy, los líderes que nos gobiernan ni saben, ni quieren, ni pueden, avanzar en una idea común de Europa. No pedimos ya aquella Europa potente, ambiciosa y que pretendía ser un global player, un actor global, sino cumplir con las mínimas exigencias para seguir siendo relevantes y proteger al menos nuestros intereses estratégicos.

El mejor ejemplo de esa impotencia política y económica lo encontramos en el terreno de la energía. Hace años que venimos proclamando e incluso legislando para caminar hacia eso que se vino a llamar un mercado europeo de la energía, liberalizando el sector y construyendo las interconexiones que nos permitieran hacerlo realidad. El objetivo reducir la dependencia energética exterior y garantizar la competitividad y seguridad de suministro. 

Pero la Unión Europea no aprende, ni se mueve rápidamente, es una potencia declarativa poco proactiva. Hace ya algunos años, la crisis del gas entre Ucrania y Rusia activó las alarmas de una crisis energética dejando en pleno invierno sin acceso al gas a buena parte de la población de Europa del Este. Han pasado los años, y a pesar de los planes y las declaraciones, seguimos siendo igual de vulnerables. Las interconexiones brillan por su ausencia.

Luis Atienza lo ha explicado bien en su reciente artículo" Urgente: afrontar el reto energético". Eb la UE hemos descubierto, a golpe de crisis que no tenemos una política europea de energía. El mejor ejemplo, el excedente en la capacidad de entrada en el sistema gasista español a través de los dos gasoductos de interconexión con el Magreb y de las seis plantas de regasificación de gas licuado, no está disponible para compensar una potencial reducción del suministro del gas ruso en el Este de Europa por falta de conexiones. Además la UE quiso estar en la vanguardia de la lucha contra el cambio climático, pero sus meritorios esfuerzos conducen a la melancolía, porque sus emisiones de CO2 apenas representan el 11% de las emisiones mundiales, y estas siguen creciendo a un ritmo muy preocupante. Y errores de diseño y de gestión han encarecido su coste y dejado al mercado eléctrico europeo en una situación de manga por hombro. 

Así pues necesitamos un nuevo impulso en todos los terrenos. Las próximas elecciones europeas deberían generar un nuevo impulso para avanzar en algunas políticas de integración aunque sea por un egoísmo inteligente. Pero muchos nos tememos que seguiremos con más de lo mismo, mediocridad y caminando hacia la dulce decadencia.


 

martes, abril 15, 2014

El caso DEOLEO. Patriotismo económico o cuando los liberales se convierten en intervencionistas.

El diario The Economist ha publicado un artículo en el que acusa a las instituciones españolas de ser débiles, escleróticas e intervencionista. Algo nada sorprendente viniendo de una de las revistas anglosajonas que de vez en cuando nos azuza fuerte y despectivamente a los países mediterráneos como el cariñoso apelativo PIGS. 

Sin embargo hay que reconocer que España es un país con contradicciones evidentes, en el que hasta los autoproclamados liberales del Gobierno del PP, defensores del libre mercado, no dudan en intervenir cuando se trata de defender el orgullo patrio. Algo así como un patriotismo económico mal entendido. 

En las últimas semanas, hemos visto como el Gobierno se ha movilizado para evitar que la empresa Deoleo, líder mundial en producción y distribución de aceite de oliva cayera en manos de los italianos con una oferta del Fondo Stratégico Italiano, con el apoyo de Qatar Holding. Sonaron las tambores de guerra y los liberales movilizaron y presionaron a diestro y siniestro para garantizar la españolidad de la empresa, hasta que consiguieron retener la oferta presentada por el Fondo de Inversión británico CVC Capital Partners, eso sí, garantizando la españolidad de la compañía con la permanencia en su accionariado de La Caixa, Unicaja, Kutxabank y Dcoop (antigua Hojiblanca), que suman casi el 30% del capital. Una chapucilla que ya veremos como acaba.

Habría que recordar que estos liberales fueron los mismos que se movilizaron para evitar que los catalanes de Gas Natural se hicieran con el control de la eléctrica ENDESA, que tras un envite de los alemanes de EON, finalmente quedó en manos de la italiana ENEL aparentemente con Acciona para garantizar la españolidad de la empresa, aunque finalmente ya sabemos como acabó.

En materia energética estos liberales preferían a los italianos antes que los catalanes, hoy en cambio, en temas del aceite prefieren a los británicos antes que los italianos.. ¡Que viva el libre mercado intervenido!. ¿Será que The Economist tiebe razón?

Visitantes

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog