martes, junio 28, 2011

El peor enemigo de España: nosotros mismos


El peor enemigo de España hemos sido y seguimos siendo nosotros mismos. Gracias a nuestra falta de visión a medio y largo plazo nos hemos condenado a sufrir mucho más de lo necesario para salir de la crisis. Hemos sido mediocres tanto en el terreno de la política como en el de la economía y la empresa como en el de la sociedad. Todos -o casi todos- hemos sucumbido a la borrachera del capitalismo casino que nos prometía la felicidad infinita. La fiebre desarrollista, nos ha llevado a hacer verdaderas barbaridades en el sector inmobiliario o en la sobras públicas, pensando que el maná europeo de los fondos estructurales, la caja del Estado y los préstamos y créditos podían financiarlo todo. 

Así hemos irradiado millones de euros a lo largo y ancho del territorio sin pensar en ningún criterio de sostenibilidad económica o en criterios de eficiencia, descartando hablar de rentabilidad, que es un criterio siempre discutible. Tenemos Campus universitarios en cada capital de provincia, más aeropuertos que provincias y un diseño radial del AVE que es un sinsentido para el desarrollo económico racional del país y nos ha hecho malgastar centenares de millones de euros. 

El ejemplo: Renfe acaba de anunciar que suprimirá a partir de este viernes 1 de julio el servicio de tren AVE que prestaba entre Toledo, Albacete y Cuenca que se puso en marcha el pasado mes de diciembre. Solo seis meses después se cancela el servicio por falta de demanda, ya que ha transportado apenas 2.796 usuarios en seis meses, mientras que estaba costando a la compañía 18.000 euros al día. Brillante operación de planificación. Toledo-Albacete registra nueve viajeros diarios, mientras la conexión con Cuenca sólo tiene siete, siendo el aprovechamiento de la línea de un 4,7%.

En definitiva, que el peor enemigo de lo público no es lo privado, sino la ineficiencia. Si no aprendemos que tenemos que levantar la vista y ser capaces de mirar a medio plazo, seguiremos echando la culpa a la crisis financiera internacional, pero no seremos capaces de corregir nuestras limitaciones e incapacidades individuales y colectivas. Zapatero y Rajoy tienen hoy la posibilidad de demostrarnos que lo dicho en estas líneas es exagerado proponiendo ideas y un proyecto de país. Pero mucho me temo que iremos de nuevo de decepción en decepción y de victoria en victoria hasta la derrota final. 

Foto: http://www.desdeelexilio.com/wp-content/uploads/enemigos.gif


Visitantes

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog